La base de un lubricante: el aceite base

La base de un lubricante: el aceite base

Un lubricante se compone de aceite base en un 70 %-90 %. Por lo tanto, la selección del aceite base es determinante para la calidad de su lubricante.

Existen tres tipos de aceites base: minerales, sintéticos y semisintéticos. Los aceites minerales se obtienen del refinado de aceites crudos o usados, los aceites sintéticos tienen una composición totalmente artificial y los semisintéticos son una mezcla de los dos anteriores.

La evolución tecnológica que ha experimentado el diseño de motores durante los últimos 10 o 15 años ha inclinado la balanza hacia el uso de aceites semisintéticos y sintéticos. Anteriormente, se podía usar aceite mineral prácticamente para cualquier tipo de motor. Pero los motores más nuevos ya no admiten este tipo de aceite. Antes de explicar por qué los aceites sintéticos son cada vez más necesarios, veamos cuáles son las características y la finalidad de los aceites base.

Características de los aceites base

Su elección de aceite base definirá la viscosidad, o espesor, de su lubricante. La viscosidad de un lubricante es muy importante, ya que este debe ser lo suficientemente fluido como para llegar a todas las piezas necesarias del vehículo, pero al mismo tiempo debe tener el espesor suficiente para proteger estas piezas ante el rozamiento. La dificultad estriba en que la viscosidad del aceite es muy susceptible a factores externos, en especial los cambios de temperatura. Cuando la temperatura aumenta, el aceite se vuelve más fluido. Cuando disminuye, el aceite se vuelve más espeso.

Las ventajas de los aceites base sintéticos

Los aceites base sintéticos se generan mediante ciertos procesos químicos que los dotan de un mejor rendimiento, derivado de su estructura molecular uniforme y su mayor pureza. Gracias a la uniformidad en el tamaño y la forma de las moléculas, el rozamiento entre las superficies metálicas será menor. Por si esto fuera poco, los aceites sintéticos son más resistentes a cambios de temperatura y procesos oxidativos, por lo que son más duraderos y controlan mejor el desgaste.

En definitiva, la calidad de los aceites base sintéticos es muy superior a la de los aceites base minerales. Los motores de última generación precisan este tipo de aceite base de alta calidad para formar, junto con los aditivos, un lubricante de alta calidad.

¿Esto quiere decir que los aceites minerales son malos? En absoluto. Algunos vehículos todavía funcionan perfectamente con aceite base mineral. No obstante, es importante saber que hay una gran diferencia entre un tipo de aceite y otro, y asegurarse de que elige el lubricante adecuado para su vehículo.

Para averiguar cuál es el lubricante perfecto para su vehículo, pruebe la herramienta de recomendación de producto en nuestro sitio web: www.wolflubes.com

 

Next Post:
Previous Post:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *