Grasas frente a lubricantes

Grasas frente a lubricantes

En Wolf estamos orgullosos de que nuestra marca sea sinónimo de pureza dentro del sector de los lubricantes. Esto es extensivo a la fabricación de las grasas, que también son responsables de la lubricación del motor, pero actúan de forma diferente que un lubricante convencional.

Si no hay habitáculo, no hay lubricante

En primer lugar, las grasas se emplean para lubricar zonas en las que no haya un habitáculo que retenga el lubricante (como cojinetes o engranajes abiertos), y donde no se pueda mantener un suministro continuo de aceite. Para garantizar la adecuada lubricación de estas piezas del motor se emplean grasas, por su capacidad para adherirse a la superficie metálica sin emulsionarse en gotas pequeñas.

Una grasa funciona además como una junta que impide la entrada de cuerpos extraños en lugar de absorberlos y disolverlos como hacen los lubricantes. Además, las grasas tienen propiedades muy específicas que las convierten en ideales para ciertas aplicaciones concretas. Por eso es importante saber exactamente para qué necesitará una grasa.

Composición

Al igual que un lubricante, una grasa consta de aceite base y aditivos. Aparte, una grasa incorpora también un espesante que, además de solidez, le aporta una serie de propiedades específicas. La elección de espesante determinará la aplicación de la grasa. Algunas grasas pueden soportar temperaturas extremas, otras, presiones extremas, e incluso hay grasas completamente impermeables. Todo es cuestión de elegir la adecuada.

Encuentre la grasa adecuada para su aplicación en nuestro sitio web

Next Post:
Previous Post:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *